Es totalmente cierto, existe una relación muy directa entre el estado de ánimo y el bienestar físico; en todos los seres humanos hay situaciones que afectan de manera negativa nuestra calidad de vida o por el contrario, la fortalecen y son derivadas de reacciones bioquímicas que ocurren en nuestro cuerpo.

El cuerpo y la mente funcionan como una unidad y están relacionados directamente con el sistema inmune, endocrino y nervioso central. Estos pueden ser afectados por el estrés principalmente; es por eso que las enfermedades físicas incluyen un elemento emocional y psicológico dependiendo de la actitud mental o estado de ánimo que se esté experimentando.

Hay que tomar en cuenta que podemos influir de manera positiva o negativa en nuestra salud o bien, en nuestros procesos de recuperación de algún padecimiento.

El estrés es un estado mental muy dañino y puede afectar la salud gravemente.

También se debe tener cuidado con la soledad, está demostrado que las personas solitarias sufren mayores problemas de salud física debido a que son más propensas a tener malos hábitos alimenticios y además no acuden a revisiones médicas con regularidad.

Es imprescindible tener en cuenta que para la lucha contra cualquier enfermedad, es necesario tomar acciones tanto psicológicas como de prescripción médica. Nuestro organismo varía en cuanto a vulnerabilidad dependiendo del tipo de agresión o enfermedad a la que se enfrenta.

Una buena actitud ante la vida nunca ha provocado daños, además un entorno tranquilo y positivo contribuye a una vida más saludable.

Artículos Recomendados