El ácido fólico es una forma artificial del folato, el cual, es también conocido como vitamina B9 y forma parte del complejo B.

El folato es una vitamina esencial para la vida. Su función es ayudar en el crecimiento de los tejidos, ya que cada célula lo necesita para su sano desarrollo; ayuda a crear nuevas proteínas, juega un papel importante en la producción de glóbulos rojos ayudando a prevenir la anemia. Durante el embarazo, protege a los bebés de nacer con anomalías congénitas graves.

Podemos encontrar folato de manera natural en hortalizas de hoja verde, cítricos, frijoles, lentejas, cacahuates, brócoli, granos integrales, pollo, pavo, carnes rojas, etc; por otro lado, encontramos ácido fólico en alimentos fortificados como el pan, pasta, harinas, arroz blanco, cereales y suplementos alimenticios.

¿Cuál es la dosis diaria de ácido fólico recomendada?

En un esquema normal, son necesarios 400 microgramos diarios; para las mujeres que están planeando quedar embarazadas puede variar entre 400 a 800 microgramos o más, y además el folato que se obtienen de los alimentos.

Existen casos más específicos en los que las dosis diarias de ácido fólico son considerablemente más altas, lo importante en cualquier caso es que el médico otorgue las indicaciones que sean necesarias.

El ácido fólico antes y durante el embarazo.

Ayuda a prevenir riesgo de sufrir anomalías del tubo neural del bebé (columna vertebral, médula espinal y el cerebro). Por ejemplo, ayuda a prevenir la espina bífida, anencefalia, labio leporino o hendidura de paladar en los bebés.

Para las mujeres que están planeando concebir, es necesario tomar suplementos de ácido fólico de manera anticipada y durante el período de gestación.

Artículos Recomendados